miércoles, 11 de enero de 2017

Simples recuerdos


Él persiste en caminar de manera entrópica para toser menos. Aterriza repentinamente su propio antídoto a través del cual distingue a los tontos de los inteligentes, no exige libretos para decirlo, también usa perfumes de rebaja cuestionable. Por una vez en su vida, olió el devenir de la existencia mediante la risa, con cierta sabiduría innombrable logró llorar en silencio, y su rostro era funcional a sus recuerdos lacustres. Todo sucedió para olvidar rápido porque el absurdo era una dama temeraria de intenciones ancestrales.

No hay comentarios: