martes, 31 de enero de 2017

Simples Recuerdos


--> El protagonista asumió la responsabilidad de condenarse a la libertad sin nombres propios, desde ya lo juzgó como algo indispensable que rompía con la estupidez de naturalizarlo todo para institucionalizar calamidades, pues consideró que valía la pena penetrar la indeterminación de una palabra naciente. 

Simples Recuerdos

Sus instintos asesinos se reducían a fomentar ventosidades y a la vez experimentar risas pasajeras que acontecían al lado de niños aburguesados. Si bien murió otro ser humano, nuestro efebo creyó en las series ideológicas de Netflix sin tomar en cuenta la sublime infancia de una confesión. 

Simples Recuerdos

Cada verdad emanada de una boca que pronuncia silencio, a decir verdad, nuestro café permitió a lo largo de toda confesión que él jugará a ser simulacro de la naturaleza. Después, mucho universo expandido, una mujer amargada vendía vasos con sandía en trocitos.  Con esto, hubo material vasto para relatar cuentos dispersos.  

martes, 24 de enero de 2017

Simples Recuerdos

Continuamente la apoteósis de la observación señala la maravilla de construir diálogos eternos con el cosmos, desde la música de Beethoven hasta un café express atípico, logró el protagonista engullir momentos Gourmet sin pedir nada a cambio. Porque hacerlo es respirar sin buscar la trascendencia de tarjeta de débito.

Simples Recuerdos

Sin hablar, solo roces. Cuando lo haces, perplejidad de un silencio elocuente, cuando acabó un mes. Solo hay respuesta, un Lago que dialoga con el viento, y la verdad que conmueve al propietario de fiambres artesanales. Después, todas las calles son lacustres.

Simples Recuerdos

La poesía es la única verdad mientras el final de una historia anónima perdiste en sobrevivir a todas las aplicaciones de un dispositivo móvil, porque éstos nos manipulan hasta entontecernos para excluir la variedad en la razón. De alguna manera, su calle es la elocuencia de un pastel artesanal con Stevia.

Simples Recuerdos

Podemos estar deprimidos porque la caída del imperio es inminente, ni Revolución ni Reforma logran extirpar el cancer atávico del interés humano por el boato del poder y su Deja Vu, pero el caminar a través de roqueríos permite diseminar recuerdos indescifrables que condimentan sus días íntimos. Solo que su calle es inequívocamente calle con énfasis.

Simples Recuerdos

El fenómeno de la naturaleza configura milagros inefables ante tanto turista razonable, en el consumo burgués de la deuda como el ancestral espectáculo de un imperio caído, más de algún bípedo vislumbró esa pasión intacta por creer. Si bien no olvidé el café, cada experiencia cotidiana del protagonista derivó en una  percepción de irrealidad ante una servilleta vecina.

Simples Recuerdos

Cuando un prólogo puede hacer la diferencia entre la derecha e izquierda del hablante ciudadano, incluso, en un lugar sagrado como el Lago Llanquihue implica acción en el silencio, significa observar de manera demencial. Por lo que un día en la vida es un café psicodélico pero sin vergüenza.

viernes, 20 de enero de 2017

Simples Recuerdos

Las piruetas buscan mitigar la cruel esperanza de un contrato social suscrito por los hombres y su revolución callejera, con vanas respuestas a jóvenes potencialmente criminales, no el sentido teleológico que todos esgrimen. Solo que el Lago, cualquiera sea el observado, es un asfixiante espectáculo de risas mutiladas. Para seguir creyendo, dignidad de una gota de café arábigo. 

Simples Recuerdos

El significado del sufrimiento humano fluye de manera rítmica y con fluidez, desde la mañana hasta la noche, emergen sucesos de fecunda rareza gestual a medida que agonizamos excluyendo el aspecto demencial de una calle oficialista. Con ello, hay otras historias de héroes anónimos dotados de piruetas.