Enamorado de la vida

Enamorado de la vida
Acontece

jueves, 20 de julio de 2017

Miserias Patagónicas





Son las calles sureñas que permiten reflexionar sin la enajenación de la evaluación sumativa de occidente. En consecuencia, resulta ser esto intensamente sublime. Por eso, la moral imperante durante esas vacaciones consistió en preguntar con ardor por el origen de todo lenguaje en la Patagonia y sus calles ignotas.

Miserias Patagónicas




 Podemos señalar que el precio del pan es importante para legitimar uno de los pecados capitales. Ahora bien, la vida humana persiste en su sobrevivencia desde unos millones de años atrás. No obstante, el salvajismo enigmático de cómo sigue pensando el homo sapiens indica la validez de una serie de fenómenos masivos que derivaron a un ser acostumbrado a perpetuar recuerdos ¿ Cómo era el pan en la época histórica de los primeros homo sapiens?

Miserias Patagónicas



Sin miedos habrá días dignos de ser narrados. Para lograr vivir tolerando la ingesta de sopaipíllas sureñas con aceite de oliva. Luego de esto, reaparecen turistas emancipando algunos demonios internos sobre los cuales la existencia temporal del sufrimiento humano adquiere un aura de claridad compartida con aquellos ingredientes campestres. 

Miserias Patagónicas



Cada fracaso transcurrido es la oportunidad de agrietar el patetismo de la verdad oficial de occidente, y sus protagonistas son pequeños prólogos de una historia incipiente, pero el sufrimiento humano como necesario y suficiente es el frenesí contra todo instante impuesto por el caminar del siglo XIX. 

Miserias Patagónicas




Un vasto campo de rarezas generacionales, a través de calles de pavimento concesionado, su nombre oficial es Frutillar, suscita eventos finitos para el regocijo de turistas muy arraigados en planes de telefonía móvil, cuando cayó otra hoja de otoño. Por lo que alguien oyó, ella sabe asumir su estela de lealtad con el destino.