viernes, 30 de diciembre de 2016

Así fue


Cada día me convenzo más que mirando servilletas evocamos asuntos humanos, como la irrenunciable sensatez de lo temerario, es decir, tener calle es asumir el peligro de sobrevalorar la moral europeo-occidental.

No hay comentarios: