martes, 13 de diciembre de 2016

Así fue

Para descubrir el carácter inefable de cualquier ciudadano de a pie no basta con etiquetarlo o enjuiciarlo desde un living comedor aspiracional, pues, la trama secuencias de acontecimientos fundadores y situaciones límites que configuran a un bípedo son evidentes si observamos excluyendo los pecados de nuestros padres. Por lo demás, cada expresión de realidad es un acto de donación a quedar perplejos en indistinguibles calles del joven adulto. Por lo mismo, no sabemos quiénes somos en caso que usemos todos los rituales de socialización moderna: escuela, iglesia, dispositivos móviles, Google, globalización demográfica y las reuniones de apoderados.

No hay comentarios: