viernes, 30 de diciembre de 2016

Así fue


Desde la primera confesión, nada será como antes, ojalá después imprima a su consumo y creación musical, la advertencia sentenciosa de Beethoven y Dostoievski, lo único terrorífico es la indignidad ante el sufrimiento.

No hay comentarios: