lunes, 12 de diciembre de 2016

Así fue

Otro día junto a las concesiones lacustres del héroe anónimo, desde gestos cotidianos hasta llantos sacralizados por las calamidades musicales de un tango, y la posibilidad de darse cuenta de algo indispensable, compartir "demonios internos" de bípedos que jamás volverán a ver. Con esto, una opción plausible para solicitar tostadas con palta con aderezos del Chile Profundo y a la vez buscándose a través de una molécula de curiosidad imprevista: perdidos en un río. Aunque los turistas son la excusa para escribir en la sombra del otro de manera 4G.

No hay comentarios: