lunes, 12 de diciembre de 2016

Así fue


Ahora bien, una pequeña oración hasta encontrar su gran silencio, no es desagradable tener la inocencia salvaje de ese niño que asesina de preguntas al deprimente adulto de rituales occidentales. Luego tendría una conversación dispersa nuevamente con otro café orgánico para aparentar obviedad cínica.

No hay comentarios: