miércoles, 21 de diciembre de 2016

Así fue

El nuevo amanecer de una calle es la belleza siniestra de nuestra experiencia sensible porque sabremos cómo adecuarnos al fenómeno de la vida y sus sutilezas familiares. De esta manera, el presente activo del Lago Llanquihue no olvidó a los protagonistas imprevistos: adictos a la observación y encadenados al querer.

No hay comentarios: