lunes, 26 de diciembre de 2016

Así fue

Observando los Saltos del Petrohue en medio de infinitas expresiones estéticas que impregnan al joven anónimo de recuerdos que trascienden sus supuestos fundacionales de la moral compasiva que trae consigo. Porque su gran problema es tomarse demasiado en serio y registrar objetivamente el anecdotario de la flora y fauna humana en el instante preciso de sus fotografías.

No hay comentarios: