jueves, 22 de diciembre de 2016

Así fue

Que no vuelva el joven adulto, ya que, quiere odiando lo cual es un amor demasiado letal para ser reducido a un iPhone o Androide. Mucho desengaño a esa edad arbitraria, pero el castigo gradual de una relación que busca la suerte de la suerte para legitimar una paz tensa. No hay nadie que consuele, salvo reconocer esa trama delirante pero única. No hay pregunta ni respuesta, solo trascendencia pasajera singularizada en el país intrigante de las lágrimas.

No hay comentarios: