viernes, 30 de diciembre de 2016

Así fue


El especial del silencio, porque, no importa el lenguaje ni las palabras entroncada de esos jóvenes turistas que continúan legitimando el capitalismo en todas sus variantes modernizantes, más de algún modo, pueden pagar los intereses de cierta deuda contraída a partir del origen, solo son negocios delicados y sutiles, no obstante hubo en la ciudad de Quellón alguien que ofreció aceite de Oliva.

No hay comentarios: