jueves, 22 de diciembre de 2016

Así fue

 Al parecer la intuición desbordante de una observación, de repente hubo espacio para decirlo, implicó la responsabilidad moral de adecuarse a las cadenas del querer impregnándolo con el azul misterioso de la libertad. Solo advierto lo siguiente: las calles lacustres son divertidas para conectarse con algún ser trascendente.

No hay comentarios: