miércoles, 21 de diciembre de 2016

Así fue

La tórrida expresión de irrealidad al degustar cierto líquido de color café, también constaté la fértil actitud de un ciudadano buscándose para creer, pero las bondades callejeras del Lago Llanquihue son una apuesta temeraria a los ecos de una nueva mirada: las confesiones lacustres del joven adulto afloran como las tostadas con palta.

No hay comentarios: