miércoles, 14 de diciembre de 2016

Así fue

No más confesiones lacustres para cualquier idiota pluricelular, porque, perdemos un valioso tiempo repitiendo obviedades callejeras que se diluyen en ancestrales prejuicios de Mall en democracia. Solo buscando sin piedad nuestro gran legado, renunciando al narcisismo demencial que imponen los actuales dispositivos de control ideológicos, para después acusar el golpe del destino. Por favor, sin victimizaciones neoliberales.

No hay comentarios: