miércoles, 30 de noviembre de 2016

Así fue


Reprocharse sin piedad, por decirlo de alguna manera, las verdades mutiladas de turistas de a pie que agonizaban sin darse cuenta para patentar su voz interior, puesto que, no se atrevían a negociar con la realidad humana en perpetuo movimiento, con ayuda de las ediciones de panes terrenales, hubo intentos por vivir la vida de uno mismo, excremento.  

No hay comentarios: