miércoles, 9 de noviembre de 2016

Así fue


Una imagen poderosa que genera huellas insondables en la psiquis individual de nuestra pasajera aventura, no obstante su letal antídoto contra la incertidumbre: nada es para siempre. Y tiene requisitos para comportarse de manera entrópica porque duele. Cuando acontece, no hay retorno posible.

No hay comentarios:

PRIMEROS MESES

Somos hijos de las circunstancias históricas, cuya máxima plenitud de ser es considerar que la historia es algo muy...