miércoles, 30 de noviembre de 2016

Así fue


El tiempo cronológico, por decirlo de alguna manera, constata la valoración que verbalizan los humanos por medio de distintas estrategias hegemónicas de poder ideológico convertidas en trivialidades eruditas como: mentiras para observar, verdades mutiladas por un té tibio, risas repentinas que generan ataques cerebro-vasculares, diagnósticos médicos con énfasis, simulacros de divertimentos familiares, negociaciones con la realidad en perpetuo movimiento pélvico, adictas observaciones contra la moral establecida tras la muerte dictadores dicotómicos y “Golpes de Estado” funcionales a imperialismos totalitarios en medio de sagrados cafés de grano posteriormente difundidos para inventar mitos.

No hay comentarios: