lunes, 14 de noviembre de 2016

Así fue


Acudir, por ahora, al sufrimiento y sus prolongada libertad de expresión, eso sí, ante cualquier susurro de un sonido que acontece, cierto truco que provoca quebrantos humanos al fragor de una conversación humana. Además, buscándose sin piedad tanto para creer en algo inefable.

No hay comentarios: