miércoles, 30 de noviembre de 2016

Así fue


Para conseguir un espectáculo melancólico, hemos sido dioses pequeños, se necesita amar enigmáticamente los derroteros callejeros que aparecen frente a él, no es posible verbalizar el instante occidental a través de una confesión en un Mall, insistiendo en que las personas experimentan sorpresas sufrientes provenientes de sus calambres del alma. Por favor, Flaco vuelve.

No hay comentarios: