domingo, 13 de noviembre de 2016

Así fue


No tendré que decir que sufriendo es un gran aderezo más la violencia cultural que la fundamenta respecto de la actividad coloquial del protagonista sobre materias ciudadanas. De la misma manera, el sufrimiento como una especial maravilla discursiva y no tanto, dicen que derivó a la ingesta excesiva de bebidas color caoba.

No hay comentarios: