miércoles, 9 de noviembre de 2016

Así fue


El estar siempre queriendo como majestuosa intuición a favor de la calle apropiada. Después perpetuas sorpresas al corazón delator de una confesión temeraria, cuyas decisiones humanas inacabadas junto a sus juegos de lenguaje, para usarlo como excusa momentánea.

No hay comentarios: