miércoles, 9 de noviembre de 2016

Así fue


Por amor al arte, uno que otro joven observando los fantasmas de la noche, si concede al fenómeno de la vida humana sus propios secretos de la naturaleza, para indagar algo que podría ser mayor, si somos capaces de asumir nuestras responsabilidades callejeras. Con ello, el lenguaje que usan permitió callar de lo que no se sabe. Muy buen precedente, ojalá.

No hay comentarios: