lunes, 14 de noviembre de 2016

Así fue


Toda manifestación humana no se juega solamente en el más acá de las charlas de diversos personajes intrigantes, porque el frenesí de risas y sollozos, ante todo, condimenta la fluida sucesión de impresiones fuertes cuando ocurren sin piedad, alguien camina genuinamente hacia la religión secularizada de la calle. Por eso, no es aburrido escuchar su silencio en una mesa vacía.

No hay comentarios: