viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Así es como la vida alterna entre el divertimento demencial de una agonía que transcurre en la sala de clases y un pasaje sin salida que ofrece mitigaciones milenarias por medio de alcohol o imprevistos pélvicos. También ofrece intrigantes comentarios desde la calle de un almacén de barrio junto a su hermano extranjero, el Persa.

No hay comentarios: