martes, 25 de octubre de 2016

Así fue


Nacemos para suspirar como ángeles caídos, Si supiéramos que la educación callejera aprende de sí misma. Incluso, tal vez un gran legado de muchos homínidos convoca a un particular acontecimiento fundador: somos tan frágiles como un segundo y la bendita asunción del ciclo sin fin como enemigo creativo. Porque habrá un café distinto.

No hay comentarios: