miércoles, 26 de octubre de 2016

Así fue


La historia anónima de un inexpresable inmigrante derivó a un código moral que destacó por ser un mal chiste. A propósito, juegue y respete a la naturaleza, porque ella tiene su propio lenguaje. No solo en los bares porteños.

No hay comentarios: