martes, 25 de octubre de 2016

Así fue


No reconoce que depende inexorablemente de las personas, a fin de cuentas, cada rareza hecha carne viva obsequian admirables narrativas vinculadas a su infancia. Resulta ser torpe, emocionalmente, solo que la respuesta es proporcional al grado de agudeza lacustre. Por eso, hemos sido dioses pequeños que buscan otras galletas no tan azucaradas.

No hay comentarios: