lunes, 24 de octubre de 2016

Así fue


Desde la lúcida inmersión que cada uno de los instantes llegaron a mí, hasta sus límites están entregados irremediablemente al comentario repentino de la señora adicta al aceite clásico, ante todo, ofrece un abanico de alternativas callejeras y coloquiales, siempre y cuando que ella hiciera su gran secreto: piruetas sin subirlas a Instagram.

No hay comentarios: