sábado, 29 de octubre de 2016

Así fue


El acto fluyente del sufrimiento humano como espectáculo rupturista de un ritual naturalizado, descubrir nuevos acertijos para repentinas intuiciones sensibles de cualquier charla doméstica, aunque él usaba crema humectante para susurrar historias anónimas.

No hay comentarios: