sábado, 15 de octubre de 2016

Así fue


Dice el mito callejero que las personas no cambian, de unas cuantas dudas propias, hemos sido cómplices de la brutalidad refrescante de un juego de escenarios ideológicos y búsquedas indubitables, que diversos ciudadanos observaron silenciándose. Sólo les importó caminar hacía el carro de confites secos.

No hay comentarios: