sábado, 8 de octubre de 2016

Así fue


Ahora que el adulto joven entiende de verdades mutiladas, la jugada estremecedora del presente se  mezcla sin piedad con la biología de la vida, desde este espejismo visual que genera un ciudadano a medida que come algo no muy gourmet, la personalidad del protagonista choca con los recuerdos indesmentibles de una sonrisa inefable con olor a calle. Pero no usa UBER.

No hay comentarios: