sábado, 8 de octubre de 2016

Así fue


Las lágrimas humanas sobre cualquier situación límite, son las gracias de las reflexiones cotidianas, en el cielo estrellado de una noche sin nombre, que tocó la subjetividad inocente de un niño agudo, lo que ensalza la esperanza siniestra del pensar sin límites, a veces, ellos no piden sándwich de pan blanco para vivir.

No hay comentarios: