domingo, 16 de octubre de 2016

Así fue


Desde la progresión ilimitada de favores entre personajes muy vulnerables al endulzante clásico, sin esperar nada de los demás porque ellos son animales consumados, de la audacia incomprendida que tiene la biología de la vida a través de unas servilletas blancas, pero el dolor humano está siempre latente para transgredir el comentario oficial acerca de la sensatez de estar vivos.

No hay comentarios: