domingo, 16 de octubre de 2016

Así fue


También es menester decirlo que se seguirá sufriendo, cuando el sentido originario de lo observado aparece en forma de una bandeja repleta de frutos secos. Algo habrá que decir, intuyo que a esta altura y profundidad extraña ya lo saben, ante el fenómeno de la vida del ciclo sin fin existen tentaciones muy convincentes. Por lo tanto, recomendable es jugar.  

No hay comentarios: