martes, 25 de octubre de 2016

Así fue


Las confianzas entre lo relevante del silencio repentino y las impresiones fuertes que entraña cada sorbo de café, en ciertos hablantes ciudadanos favorecen la intriga que desempeña el inexpresivo tiempo, es decir, la locura de hablar sobre el tiempo genera excusas para compartir otros peinados raros que señala un café. Por ejemplo, dialogar con personas anónimas pero que usan ropas ligeras sin marcas registradas.

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...