lunes, 24 de octubre de 2016

Así fue


El influjo efímero que construyen vínculos humanos en cualquiera calle usando señaléticas. Por ejemplo, él seduce por medio de un diagnóstico que nunca apareció en Google. Si bien es cierto que el tiempo cronológico es una ficción muy difundida, nuestro amigo tiene sus ojos color cosmos, después desistió de comprar más pan. Con infinitas decisiones sin nombres propios, la belleza es un accidente genético.

No hay comentarios: