sábado, 8 de octubre de 2016

Así fue


Son personajes jóvenes y ciudadanos automáticos, luego delirantes, algo sorprendentes, pero caóticos, biológicamente lúcidos, humildes, divertidos aunque absurdos, bastante elocuentes, inequívocamente flemáticos, de repente progresistas, conservadores de los órdenes azarosos del hoy, aparentes intuicionistas de calles inauguradas, implacables, envejecidos, honorables y seductores ante el silencio seductor de unos panes recién frescos con café campesino.

No hay comentarios: