viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Si alguien apuesta a innovar para convertir lo diagnosticado en algo sencillo, prepárese para un segundo café campesino, tal como existe poco tiempo cronológico, este personaje kuchen no es el gobernante del universo, no lo malgasta viviendo el dogma de otros, vislumbra un horizonte de sentido más allá de lo posible. A mayor simplicidad, menos adicción a los rituales carcelarios de una cena de licenciatura de 4 medios.

No hay comentarios: