viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


A medida que la dimensión callejera del ser humano destaca por su consecuencia habitual para inventar idiotismos latinos, su condición de posibilidad instituida por las calamidades de la existencia humana, irrumpe como actividad mística que ocurre, y sin mayores énfasis academicistas, porque la captación inmediata de lo percibido es creer que comes un sándwich con un lenguaje propio.  

No hay comentarios: