lunes, 19 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


El recordar los acontecimientos veraniegos en Pucón refleja sucesos humanos de vasto proceder planetario. Para afirmar la siguiente epifanía: estar siempre queriendo. Y uno lo intuye, que es un juego peligroso, pero abierto al debate de nuestros antepasados.

No hay comentarios: