miércoles, 7 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Pensar es un riesgo, por supuesto, y querer es un callejón sin salida para sus propios imprevistos viajeros. Con todas las dudas e incertidumbres, como cualquier día que no sea feriado, esto me parece un poco arbitrario, sin embargo conveniente a medida que contemplas deliberadamente la verdad de un té helado. En estricto rigor, logra olvidar cuando duele.

No hay comentarios: