viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Progresivamente él siguió admirando la experiencia sobrecogedora de las calamidades de la existencia humana, no fue necesario comprar algo más para acompañarlo, aunque la botella con agua mineral dijo “ ¡Así fue!”.

No hay comentarios: