viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Cabe señalar la rareza repentina al usar el lenguaje para describir valiosas tonterías de los humanos, pero hay que construir indefectiblemente aquellas complejidades que carecen de nombre. Porque importan esos extraños juegos callejeros de obviedad musical. En realidad, éstos trascienden la finitud seductora del Persa debido a que jamás hubo alguien adicto a la observación.

No hay comentarios: