viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


De todos modos perpetra singulares absurdos lúdicos a medida que come y envejece para relatarlo. Lo necesita como pasatiempo místico y cinismo de  pie de página, para validar la sufriente hilaridad de algo que acabará. No hay vuelta atrás. Adiós, dilo sin asumir la verdad de la X Región.  

No hay comentarios: