viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


El momento que irrumpe para mofarse de nosotros. No le avisa a nadie, sin previas etílicas, solo confronta al sentido de la vida humana mediante innumerables héroes anónimos tras Febrero 27, desde donde la miseria y dolor forman una excusa para dudar de las formalidades callejeras que entregan los impersonales expertos en moral, después todos seremos empiristas. Espero que no lo olviden,  el café posee diversas especialidades  coloquiales.

No hay comentarios: