viernes, 2 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Solo basta un par de preguntas para mitigar los eventos históricos del sistema inmunológico, más encima, su música es una danza dispuesta a recordarnos el inexorable paso del tiempo. Por lo demás, las respuestas no son obviedades de un espectáculo gourmet señalado por ella. Lo que se puede decir, no juzgar inmediatamente las conductas de un bípedo usando la miseria propia y la razón.

No hay comentarios: