lunes, 19 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Si estamos absortos en la soledad, entonces la secreta elocuencia del silencio pinta sus sagradas incertidumbres hacia caminos eternos, con especial énfasis en los calles de almacenes antiguos, que seducen a los demonios internos del joven ciudadano que vende por medio de un carro algunas empanadas de variedad urbana. No incluye condimento picante.

No hay comentarios: