jueves, 29 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


La realidad caótica de una mirada que conmueve es una enfermedad que impone sus propias reglas de origen familiar y de letal complicidad con carnes rojas.

No hay comentarios: