viernes, 30 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Esa redención de primavera harto Kuchen, la de asumir que todos nos enfermaremos clasificando a los demás, tras esta imposición del azar mediante muchas onces desatadas, unos cuantos campos tormentosos y torrentosos de la interpretación humana logran forzar a la realidad a silenciarse. Puede que la realidad sea incognoscible, pero los héroes anónimos del pan son músicos de verdades mutiladas.

No hay comentarios: